Mi navidad en Copenhague

Normalmente no decoro la casa sino hasta la primera semana de diciembre, a menos que el primer domingo de Adviento caiga a finales de noviembre. Sin embargo, este año hice una excepción porque me pasaré la mayor parte de diciembre en mi patria.

Para animar un poco la casa, con esto de que las noches se están volviendo muy largas al oscurecer temprano, he decidido poner un poco de ambiente navideño apenas llegó la segunda mitad de noviembre. No puse mucho, pero me esmeré en que mi decoración luciera bien.

Se me ocurrió hacer un tendedero cuando buscando lo que no se me había perdido en una tienda, vi los ganchitos de ropa decorados como Papá Noel. Compré el hilo para tejer y con eso creé mi tendedero y compré 2 paquetes de 4 ganchitos cada uno. Miré entre las cosas que tenía y colgué uno de cada cosilla ligera que tenía desde el año pasado: un regalito, una estrella, 2 bolas, un cono de pino y un corazón – todo plateado a excepción de las bolas, que son doradas. A eso compré un gorrito de navidad y un arbolito de navidad blanco.

Quería colores que hicieran contraste con el rojo, ya que tengo mucho rojo en la sala. Inicialmente quería azul o blanco, pero bueno 🙂 La estrella del medio es una estrella de Adviento que compré en Malmö, Suecia.

Saqué también 3 vasitos para velas navideños (rojos y blancos) y le puse 2 velas grandes color gris para que vayan con lo que está colgando que es plateado. Para completar, colgué varias tarjetas de navidad que encontré con un poco de tape transparente.

Encima del amplificador puse mi nacimiento, y a estas figuras les acompañan mi caballo de Dalecarlia y un julbock, una cabra macho hecha de paja (información en inglés aquí) – también importado de Malmö.

Mi nacimiento.

Luego como no podré continuar mi tradición de ir a Alemania y juntarme con unos amigos a ir a los mercados navideños, fui a uno en el Frilandsmuseet (Museo al Aire Libre), en las afueras de Copenhague. Aunque éste no fue realmente un “mercado” como los otros que hay en la ciudad o en el parque de atracciones Tivoli, sino que era más bien varias exhibiciones localizadas en varias de las casas antiguas danesas del museo.

Mercado navideño en Frilandsmuseet.

Para terminar, he medio envuelto los regalos que me voy a llevar. Digo “medio envuelto” porque están envueltos en papel de regalo, pero no tienen ningún lazo, moño o tarjeta decorativa, puesto que no quisiera que éstos se aplasten o se doblen cuando los ponga en la maleta. Me llevaré las cintas, tarjetas, tape, etc. que voy a necesitar para terminarlos una vez pise tierra. A continuación 2 regalos que envolví. El primero es un “paquete de correo retro”, según una idea que encontré en Pinterest, y el segundo es mi interpretación de la bandera danesa.

Paquete de correo retro.

Paquete de correo retro.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s