Ya estamos cansados del invierno (sobre el clima en Copenhague)

Anteriormente escribí que nosotros los extranjeros (y muchos daneses) nos quejamos del clima en esta ciudad. Para entender esto, tenemos que saber un poco más del clima por estos lados.

Mucha gente me ha preguntado que cómo aguanto estas temperaturas y este clima que, desde afuera, se ve tan inhóspito. Sinceramente que aparte de usar la manera que aprendí en Suecia, no hago nada…bueno, también asumo que el invierno puede durar hasta finales de abril (como ha sido en muchas ocasiones pasadas en Suecia, aunque no en ninguno de los años que viví allí).

El clima de Copenhague se define como oceánico, ya que la ciudad está en el paso de los frentes de baja presión del Océano Atlántico. A causa de esto, la ciudad tiene un clima inestable durante todas las estaciones del año. En un mismo día puede que llueva, haga sol, caiga nieve o granizo.

Lo que más molesta no es que haga frío, sino que el frío se siente más frío porque aquí en Copenhague hay mucho viento. Me explico: la temperatura puede estar a 5 grados Celsius, pero por el viento frío puede que se sienta como que la temperatura es -2 grados Celsius. Este viento viene, la mayoría de las veces, del Océano Atlántico y/o del Mar del Norte.

Lo que aprendí en Suecia es que me ponga ropa “en capas” (como una cebolla). Si me da calor, me quito lo de arriba; si me da frío, me pongo una más. Debajo de los pantalones me pongo calzoncillos largos, llamados en inglés long johns. Éstos se ven algo así como los leggings que se usan en primavera/otoño por acá. Mis zapatos de invierno los compro alcochados por dentro y de un tamaño más grande que mi tamaño de zapatos habituales, para poder usar un par de medias de lana (que por ser gruesas, hacen que el pie “crezca”). Uso un par de medias normales de algodón y un par de medias de lana. Mi abrigo, igualmente, calienta bien.

Pues ayer día 7 fui con el grupo de Comunidad Latina a una visita guiada al Parlamento. El día empezó medio nublado pero el sol salió. A medida que pasaron las horas, empezó a llover para luego nevar….y por largo rato. ¡Nieve en abril! Mucha gente pegó el grito al cielo, tanto así que esta foto empezó a circular en Facebook.

¡Queremos primavera ya!

Muchos, extranjeros y daneses, estamos hartos de la nieve y el invierno.

Hace ya una semana que decidí desafiar estas frías temperaturas y, siempre que no caiga nieve, ponerme mis tenis (dominicanismo equivalente a calzado deportivo) Converse. Claro, con toda la ropa de invierno encima y con 2 pares de medias de algodón 🙂 Debo decir que en los pies no me ha dado frío como tal.

Atento a mí

Atento a mí.

La buena noticia es que se pronostica que la temperatura va a subir a final de esta semana. Y Copenhague es una ciudad bonita cuando hace sol, los cafés tienen sillas y mesas en las aceras y la gente se siente más alegre y degusta algo de comer o una copa…no sé, la ciudad como que adquiere otra vibra y como los días de temperaturas cálidas (sí, a veces llegan a 25 grados Celsius pero por lo del viento a veces no se siente así) son pocos y hay que disfrutarlos al máximo…

Para más información sobre el clima en Copenhague y Dinamarca, remito al Instituto Meteorológico de Dinamarca DMI (en inglés y alemán, aunque ahí no dan pie con bola a veces).
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s