Un lugar en Copenhague: el parque Superkilen

Copenhague es una ciudad con una infraestructura increíble para hacer el ciclismo. Los ciclistas tienen en casi todas las calles un carril dedicado para ellos, separado de las aceras o de los carriles del tránsito vehicular. La mayoría de la gente que conozco tiene una bicicleta y la usa todos los días del año, sin importar el clima.

Yo tenía una bicicleta…y lo más radical que he hecho desde que me mudé aquí es venderla. Al contar esto, la gente me mira con cara de sorpresa y pregunta “¿cómo es posible que no andes en bicicleta como todo el mundo?” En realidad prefiero caminar, así puedo conocer la ciudad y tirar fotos espontáneas de cualquier cosa que se me antoje en el camino, cosa que no puedo hacer si monto bicicleta (a menos que me pare, me parquee y tire la foto si es que lo que quiero todavía está ahí). Por andar caminando he perdido un poco de peso, la ciudad se ha achicado en mi mente, y he llegado a conocer este lugar del cual hoy les hablo: el parque urbano Superkilen.

Vista aérea parcial del parque Superkilen (vía take-design.pl)

Vista aérea parcial de Superkilen. Imagen enlazada desde www.take-design.pl.

Este parque urbano está ubicado entre las calles Nørrebrogade y Tagensvej, en el barrio de Nørrebro. Nørrebro es considerado el barrio “étnico” por muchos y la intención de los creadores de este parte que el celebrar la diversidad del barrio. Se calcula que hay unas 50 nacionalidades representadas en la proximidad del parque (sino es que más).

El parque fue encargado por la Ciudad de Copenhague y RealDania y el concepto del parque fue desarrollado por el grupo artístico Superflex en colaboración con las firmas de arquitectos danesa Bjarke Ingels Group (BIG) y la alemana Topotek1.

El parque es muy colorido y tiene 3 áreas un tanto definidas, como pueden ver en la foto de abajo:

1) La Plaza Roja
2) El Mercado Negro
3) El Parque Verde

El parque Superkilen (vía archdaily.com)

Las diferentes áreas del parque. Imagen enlazada desde www.archdaily.com.

En mi opinión hay dos cosas muy chulas de este parque. La primera es que en vez de usar los bancos, las lámparas, etc. de siempre que se usan en los parques de la ciudad, se les pidió a la gente que vive en la zona que nombraran algún objeto específico de sus ciudades de origen o de alguna ciudad a la que hayan viajado. Así, el mobiliario del parque así como las lámparas y demás accesorios (por llamarlos de alguna manera) fueron o producidos en una copia fiel del objeto o comprados en el sitio y transportados desde allí.

La otra cosa chula, que no es única de este parque, es que es un lugar donde toda la familia puede ir y disfrutar de un rato ameno. Cada quien encontrará algo de su agrado.

Objetos diversos en el parque Superkilen.

Objetos diversos en el parque Superkilen.

Yo empecé caminando desde El Parque Verde, la cual se construyó para hacer picnic, pasear con el perro y hacer deportes. Esta área es también muy apta para niños, puesto que hay unos columpios importados desde Kabul y otros juegos para que ellos boten esa energía que siempre tienen.

El día que fui con un amiga de la escuela hacía frío pero el sol dijo presente durante todo el día, así que la caminata fue muy placentera. Lo primero que vimos fue el Toro de Osborne, o toro de lidias. De ahí empezamos a tomar fotos a cuanta cosa bonita nos topamos.

Detalle de un banco de Túnez.

Detalle de un banco de Túnez.

Yo soy de las que tan pronto ven un columpio se suben en él, así que dejé salir a la niña que llevo dentro por un rato. Mi amiga me siguió el coro y luego seguimos hasta llegar al Mercado Negro. Esta parte del parque representa una plaza clásica y la idea es que la familia vaya y haga barbacoas, juegue juegos de mesa como el ajedrez, etc.

Vista parcial del Mercado Negro.

Vista parcial del Mercado Negro.

Entre estas 2 áreas y la Plaza Roja hay una callecita que hay que cruzar. Nuestro destino en la Plaza Roja era el Café Le Rouge, que está adjunto al centro deportivo Nørrebrohallen. De los 3 espacios, el rojo me gustó más. No sé si es porque éste ha de representar recreación, vida en la ciudad moderna, relajación y eventos musicales o si es por los colores rojo, rosado y mamey (anaranjado) del lugar. Lo que sí sé es que estar ahí un par de horas cotorreando al sol y con una cerveza bien fría me energizó.

Antes de escribir esta entrada investigué un poco en Internet sobre este lugar, el cual creía que se llamaba de otra manera, y me he enterado que el parque tiene 108 objetos de diferentes procedencias, por lo que en mi caminata no vi más que una quinta parte (tal vez). ¡Hay que volver!

Para ver una lista completa de todos los objetos del parque, así como información sobre sus orígenes, remito a este archivo tipo PDF (en inglés). También he publicado las fotos del collage en un tamaño más grande en mi página de Facebook.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s