Recetas: cheesecake sin hornear de "risalamande" (arroz con leche navideño danés)

A pesar de estar estudiando una carrera y de que algunos de mis hobbies requieren una cierta creatividad, lamentablemente no puedo decir que soy una persona creativa. O mejor dicho, soy creativa pero no como quisiera. No soy buena con las manualidades, por más que “la práctica hace al maestro”. Tampoco me considero que soy una persona que tiene muchas ideas. Sin embargo, a veces la inspiración me llega de forma tal que tengo una idea con una claridad que va hasta el más mínimo detalle.

De ahí que salga esta receta, al menos en parte. Este año me la he pasado pegada a la computadora por tanto tiempo que de repente me da por hacer trabajo manual. Por eso, decidí hacer algunos postres y regalarlos de navidad a algunos amigos.

Cheesecake de risalamande.

Esta receta se me “apareció” un día que andaba en plan vagancia productiva. Mi enllave y compañera de armas, Bergua, publicó esta receta de mi postre danés favorito llamado risalamande, que bien se podría explicar como un arroz con leche que se come en Dinamarca en diciembre. El mismo se acompaña con una salsa de cerezas.

Este postre también existe en Suecia, donde se le llama ris à la Malta (o ris à l’amande), pero en vez de salsa de cerezas, se le pone bayas. El plato me recuerda el arroz con leche que comía de niña, pero sin canela y con mucho menos azúcar.

Mi intención con este postre es regalarlo, en porciones individuales, y en frascos de cristal tipo mason jar (como por ejemplo los de mermelada). Los frascos que pude conseguir no son aptos para que estén en el horno, así que la musa de la creatividad me inspiró e hice una adaptación de esta receta y la combiné con una receta de familia. Como mi horno no funciona muy bien que digamos (mañana lo vienen a ver) y estoy medio en vagancia, compré el risalamande y la salsa de cerezas ya hechos.

Ya, para no hacerles más largo el cuento, aquí va la receta.

Ingredientes
450g de risalamande previamente preparado
6 o 7 galletas María o Digestivas
20g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
1 huevo mediano
5 cucharaditas de azúcar
1/2 cucharadita de azúcar de vainilla o un chorrito de extracto de vainilla *
El jugo de medio limón persa (el amarillo) **

Para la salsa
Salsa de cerezas (incluida en la receta de risalamande) a discreción *

Ingredientes para el cheesecake.

Preparación
La base
Se trituran las galletas hasta que queden como migajas. Esto se puede hacer de varias formas: en un mortero o en un bol y usando la mano, un tenedor, etc. Yo puse las galletas en una funda (bolsa) plástica, a la que le pasé un rodillo por encima.

Galletas trituradas.

Se vierte el contenido en un bol. Aquí aproveché para desmenuzar con la mano cualquier pedazo que encontré. Se añaden 1.5 cucharadita de azúcar y la mantequilla y se mezclan bien.

Galletas con mantequilla.

La crema
En otro bol se baten el queso, el huevo, el resto del azúcar, el azúcar de vainilla y el jugo de limón hasta que la mezcla tenga una consistencia suave y sin grumos. Yo batí por unos 5 minutos, hasta lograr la consistencia que quería (ni muy espesa, ni muy fina).

Queso crema batido.

Se agrega el risalamande y se mezcla con una cuchara hasta que la mezcla esté uniforme.

Queso crema con risalamande.

Armando el cheesecake
En un vaso (u otro recipiente cilíndrico o con fondo plano) se coloca una capa de la base de galletas y luego una capa de crema. O bien 2 capas de galletas y crema, como yo hice.

A continuación, se agrega un poco de la salsa de cerezas, se coloca papel transparente y se pone en la nevera por un mínimo 6 horas o preferiblemente la noche entera.

No tuve mucho arte para que las capas me salieran uniformes, pero quien es bueno para las manualidades puede que logre un resultado final más sofisticado 🙂

Resultado final.

* Se me olvidó poner este ingrediente en la foto junto con los otros.
** No tenía limón fresco a mano y por eso usé el jugo de limón que se ve en la foto.

Notas:
1) La medida de los ingredientes es muy “al ojo por ciento”, por lo que recomiendo probar mientras se prepara y ajustar a discreción.

2) Inicialmente creía que esto iba a ser suficiente para 3 porciones de 33 cl, pero la crema me dio para mucho más. Por más antojo de cheesecake que tenga, no me iba a comer todo eso yo sola, así que puse la mezcla en la nevera para hacer más frascos de regalo.

3) El grosor de las capas es completamente a discreción. Como pueden ver en la foto del resultado final, tengo un vaso con 2 capas de galletas y crema y 2 con solamente 1 capa.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s