Visita a Reikiavik, diciembre de 2015 (1 de 2)

A principios de octubre pasado tuve la oportunidad de comprar una oferta de un tour a Islandia. La oferta la encontré vía Spotdeal (una compañía danesa de descuentos en viajes, restaurantes, cafés, etc.), y era una oferta que incluía el vuelo ida y vuelta, hotel por 3 noches, traslado desde y hacia el aeropuerto, desayuno y 2 excursiones en guagua con un guía turístico que hablaba danés. El precio era demasiado bueno para decir que no, así que la compré y realicé el viaje a principios de diciembre.

Reikiavik desde el aire

Reikiavik desde el aire.

Si escribo todo lo que vi e hice en el viaje, esta entrada sería muy larga, así que me limitaré a poner lo que yo considero los highlights. Empezaré diciendo que llegamos un viernes después de que hubo una nevada y la ciudad estaba que parecía un winter wonderland. Lo que más me gustó fue ver los árboles en las calles con los bombillitos que normalmente se usan para los arbolitos y con nieve en las ramas. Esa belleza no se me olvida jamás. Lo malo fue que los pude ver desde el bus y como que no pude tirar una foto buena desde éste. Fue algo como en la siguiente foto, aunque los bombillitos no se pueden apreciar porque no estaba oscuro (y con el viento que hubo después de la tormenta, se cayó mucha de la nieve).

Nieve en los árboles

Nieve en los árboles.

Estaba dispuesta a salir esa noche al centro a tirar esas fotos, pero hubo una tormenta ese día y se nos dijo que nos quedáramos en el hotel y no saliéramos. Cosa que hicimos.

La calma antes de la tormenta

La calma antes de la tormenta.

Esa noche del día de llegada se supone que tendríamos la excursión para ver la aurora boreal, pero por la tormenta se tuvo que cancelar la excursión y tal vez se haría durante el fin de semana, según el pronóstico del tiempo. Bueno. El sábado amaneció gris y con mucho viento, y creo que temperaturas que oscilaban entre algunos grados bajo cero y algunos grados sobre cero. La excursión del día se canceló porque las vías estaban llenas de nieve y los vehículos que trataban de pasar se tenían que sacar con grúa. En ese caso, opté por ir al centro de la ciudad a hacer algo, porque se podía salir.

Blanco y gris

Blanco y gris.

Visité el Centro de Conciertos y Conferencias de Reikiavik, conocido como Harpa. Es un edificio diseñado por el danés Henning Larsen y el islandés Olafur Eliasson,  quienes también diseñaron la Ópera en Copenhague. El edificio es bonito por fuera pero más bonito por dentro. Me gustó cómo el uso de los materiales creaba formas geométricas.

Mitad y mitad

Mitad y mitad.

Reflejos y formas

Reflejos y formas.

Harpa tiene 2 tiendas de regalos, un café/bar/restaurante (el cual no probé) y varias salas de conciertos. Ese día hubo un concierto de canciones navideñas por parte de una orquesta de adolescentes.

Ese día me la pasé visitando otros lugares y tirando fotos. Algo que me llamó la atención es que con esto de que la temperatura subía y bajaba de cero, la nieve en las aceras se congelaba y arriba le caía nieve de los árboles. Esto es peligroso en el sentido de que uno no sabe si está pisando nieve o hielo, sobre todo por el riesgo a uno caerse y lastimarse o romperse un hueso. Normalmente se echa grava o algo que genere fricción, pero ese fin de semana no lo hubo. Así mismo, se formaron icicles (según Wikipedia, carámbanos – pero esta palabra no la conocía en español) en los techos y si eso le cae a uno, hay una probabilidad muy grande de herirse.

Bonito pero peligroso

Bonito pero peligroso.

Nada, en estos casos uno camina con cuidado, a paso lento, y del lado izquierdo de la acera (porque los carámbanos normalmente están del lado derecho).

El domingo hizo un día precioso, soleado y bastante frío, con una temperatura de aproximadamente -9 C. Acordé con una amiga de reunirnos y nos llevó al Museo al aire libre “Árbærjarsafn“, el cual normalmente está abierto en el verano. Sin embargo, estaría abierto todos los domingos de diciembre por una actividad de navidad.

Museo al aire libre de Reikiavik

Museo al aire libre de Reikiavik

En este museo se pueden apreciar casas antiguas de Reikiavik, las cuales han sido trasladadas desde la ciudad hasta este lugar (imagino que cuando la ciudad empezó a crecer y a modernizarse). Estas casas se conservan como eran cuando se construyeron y algunas tenían exposiciones, por ejemplo sobre el consumismo en Reikiavik y otra sobre juguetes llamada “Come and Play”.

Iglesia de turba

Iglesia de turba.

Iglesia de turba

Ese día fue precioso para hacer fotos, ya que había un cielo muy azul sobre la nieve muy blanca y la luz del sol estaba bastante tenue. Los empleados del museo estaban vestidos con las ropas tradicionales de Islandia, las cuales también se mostraban en una de las casas. También se mostraron artesanías propias del lugar, por ejemplo en una casa se fabricaban velas, en otra había carne de oveja ahumada para degustar, en otra había una tienda de golosinas, etc.

Productos islandeses antiguos

Productos islandeses antiguos.

Tienda de golosinas

Tienda de golosinas.

Fabricando velas

Fabricando velas.

En una de las casas se fabricaba un pan crujiente islandés llamado Laufabrauð, el cual me recordó al yaniqueque dominicano en cuanto a sabor y consistencia crujiente (aunque el pan islandés tenía menos sal). Este pan se come con mantequilla en navidad. Habían 2 señoras y 2 niñas haciendo una de las muchas formas que el pan puede tener, antes de ser frito en aceite muy caliente. Una de las niñas dijo que tenía 3 capas de ropa y aun así tenía frío (en islandés), a lo que le dije “te entiendo perfectamente” 🙂

Laufabrauð

Laufabrauð (pan crujiente islandés).

Este día también empezaba la tradición de los Yule Lads, que son 12 o 13 duendes de navidad a los que les gusta hacer bromas, como por ejemplo: lamer las cucharas, etc. No entendí muy bien este aspecto de la navidad islandesa, debo confesar, pero aquí hay una buena explicación (en inglés).

Con Regína y dos de los Yulelads

Cuando la visita terminó, mi amiga nos llevó a su casa donde degustamos unos pasteles y unas galletas islandesas que estaban de muerrrrte. Su esposo es prestidigitador e hizo algunos trucos de magia que me tuvieron gozando como una niña chiquita. Luego tuvieron la gentileza de llevarnos al hotel, adonde nos enteramos de que se iba a hacer la excursión para ver la aurora boreal esa noche. Yo creo que, como esta excursión fue uno de los motivos importantes del viaje, que le voy a dedicar una entrada propia.

Como siempre cuando viajo, el tiempo en Islandia se me hizo corto. No pude hacer todo lo que estaba pautado, pero me alegro de que lo que me interesaba sí lo pude hacer, lo cual era ver la aurora y encontrarme con mi amiga. Por eso, concluyo que fue un viaje exitoso.

Informaciones sobre el paquete que compré
Como bien mencioné al principio, el paquete fue vendido por Spotdeal pero quien organizaba el viaje era la agencia B&P Travel, la cual considero utilizar si tienen otros viajes interesantes. La línea aérea usada fue WOW Air, la cual es una línea low-cost islandesa, y el hotel incluido en el paquete es Hotel Cabin, el cual ofreció servicio excelente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s